Desatascos

¿Qué hacer cuando se atascan las cañerías?

¿Qué hacer cuando se atascan las cañerías?

Uno de los problemas domésticos más habituales es que las cañerías se obstruyan, especialmente cuando las viviendas cuentan con cierta edad. Hoy, en Econet Desatascos, como expertos en desatascos urgentes y mantenimiento de tuberías, te explicamos qué hacer cuando se atascan las cañerías.

Soluciones a los atascos en las cañerías

En el mercado pueden encontrarse decenas de productos para solucionar los atascos, aunque también hay otras alternativas, métodos más sencillos y económicos para lograr que el agua vuelva a correr de nuevo.

A veces el problema requiere la atención de un experto en desatascos con camión cuba y agua a presión, pero hay ocasiones en que basta con ser un “manitas” para solucionar la avería.

Pero, ¿Cuáles son las situaciones en que solemos convertirnos en fontaneros por un día?

  • Cuando nos encontramos ante una urgencia, aunque también hay quien decide tomarse esta actividad como un pasatiempo que sea capaz de prevenir males mayores y así evitar la costosa visita del fontanero. Tienes dos opciones:
    • Correr a la tienda y comprar un desatascador químico. Mientras se utiliza el producto desatascador hay que proteger la piel y ojos mediante la utilización de guantes y lentes de seguridad.
    • Llamar a un profesional de los desatascos urgentes.

Si la opción elegida es utilizar un limpiador, hay que leer y seguir las instrucciones del envase al detalle, ya que estos productos contienen elementos químicos muy fuertes y su mal uso puede ocasionar problemas mayores que el que se pretende resolver.

También habrá que valorar que el limpiador sea seguro para el sistema séptico, leyendo las advertencias de la etiqueta, puesto que algunos contienen sustancias que pueden afectar a la acción bacteriana del mismo. Después de seguir las indicaciones, es necesario hacer correr mucha agua por la cañería afectada, para que arrastre consigo las sustancias químicas. Los desatascadores químicos suelen resolver la mayoría de las obstrucciones, pero no son una solución mágica y en numerosas ocasiones es preciso recurrir a otros métodos.

Las tuberías atascadas se suelen arreglar con facilidad. No hace falta ser especialmente habilidoso: aunque todo depende de la gravedad del problema. Generalmente cualquier persona puede desatascar la mayoría de obstrucciones en un plazo máximo de dos horas.

Remedios caseros y eficaces


Los remedios caseros suelen ser muy eficaces, especialmente para pequeños atascos. Un método sencillo y que produce buenos resultados es:

  • Limpiar las tuberías afectadas con una mezcla de levadura química y vinagre ya que estos disuelven los ácidos grasos, y ablandan y hacen correr lo que atasca la cañería. No hay más que introducir en la tubería media taza de levadura, seguida de media de vinagre; después, hay que tapar el desagüe y dejar que la mezcla se asiente durante unos minutos. A continuación, se vierte una olla de agua hirviendo por la tubería.
  • A veces, para desatascar la tubería basta con quitar el sumidero y limpiarlo, lo que se consigue desatornillándolo y aflojándolo, haciendo palanca con la punta de un destornillador común. Una vez que esta pieza esté suelta, se deben quitar los residuos que se hayan acumulado y limpiar después la boca del desagüe. Los pelos tienden a enredarse en la base de los tapones, por lo que conviene repetir esta operación de manera periódica.

Otras soluciones

Existen otros remedios como:

  1. Utiliza el tradicional desatascador, una de las herramientas más fiables para desatascar tuberías, que consigue desalojar todo lo que no se haya internado demasiado en la cañería principal. Para utilizarlo, deben seguirse las siguientes instrucciones:
    1. Verter un poco de agua en la zona obstruida, porque ayuda a desalojar los residuos que causan la obstrucción y al quitar el tapón permite saber si se ha conseguido desatascar.
    2. Aplicar una capa gruesa de vaselina en el borde del desatascador. Esto permite que se ajuste herméticamente, produciendo una succión más fuerte.
    3. Empujar hacia abajo el desatascador, con fuerza, varias veces. Después de bombear durante un par de minutos, detener la acción para ver si el agua del fregadero se va por el desagüe. En caso de que no se vaya, o muy poca, volver a bombear y dejar correr agua caliente para retirar los residuos.
  2. Si no se consigue quitar la obstrucción con el desatascador, hay que dar un paso más y limpiar el sifón, que está debajo de la pila de la cocina o el lavabo:
    1. Colocar un cubo para recoger el agua sobrante.
    2. Comprobar si hay un tapón de desagüe en el colector, que es cuadrado o hexagonal y suele encontrarse en la base de la curva. Retirarlo e introducir en las curvas del mismo un alambre con gancho desdoblado o un cepillo para botellas, a fin de eliminar todos los residuos.
    3. Si no está provisto de un tapón de limpieza, desarmarlo aflojando los dos conectores que lo mantienen en su lugar.
    4. Sostener el sifón colector sobre el cubo e introducir el gancho o el cepillo. Empujar con fuerza para que pasen por las curvas y así desalojar los residuos.
    5. Lavar el colector con agua caliente y jabonosa.
    6. Colocarlo nuevamente en su lugar comprobando que ajuste correctamente, de lo contrario usar un producto para sellar las juntas.

Si todo lo anterior falla , lo mejor es llamar a una empresa especializada en desatascos urgentes y mantenimientos preventivos, como Econet Desatascos.

Nuestra empresa le podrá realizar las recomendaciones oportunas y ofrecer un servicio de mantenimiento profesional preventivo anual a un precio más que asequible. Además le garantizamos el perfecto funcionamiento de las tuberías. Ahorrará un buen dinero al final de año y evitará las costosas actuaciones de urgencias.

Artículos Relacionados